Audios del XIII EFLAC

El Grupo Impulsor responsable del XIII EFLAC realizado en noviembre del 2014 en Lima-Perú, pone al alcance de las feministas materiales de audio y video del encuentro en el que durante tres días se reflexionó en torno a los horizontes de sentido que planteaba el Manifiesto Por la Liberación de Nuestros Cuerpos.

Audios:

Resumen del día anterior y plenaria 

Resumen de los tres días de trabajo, balance económico, Declaración Final.


17 Cuñas radiales:

Reencuentro con Rosa Dominga Trapazzo

El 13 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe fue la oportunidad para volver a ver a Rosa Dominga Trapazzo, una feminista extraordinaria, maestra y ejemplo para varias generaciones de activistas comprometidas con una mejor vida para las mujeres, sin discriminaciones, ni exclusiones.

Rosa Dominga es una de las pioneras que vivieron el segundo Encuentro Feminista, realizado en Lima en 1983, y por ello le pedimos hacer un paralelo entre el contexto de entonces y el actual. 

 Al respecto, consideró que una de las principales diferencias es que hace tres décadas se hablaba del feminismo y hoy de los feminismos. Otro aspecto que resaltó y manifestó que le sorprende gratamente es comprobar la significativa presencia de feministas jóvenes en el último EFLAC.

"Ellas están encontrando un camino abierto y hay  un panorama muy diverso y complejo hoy, hay muchas diferencias para desarrollar, quizás de maneras que nosotras no habíamos pensado” indicó.

En cuanto a los cambios que ella misma ha experimentado en estas últimas tres décadas, expresó que aun siendo exigente y realista, no deja de valorar los avances que se han dado en este periodo, aunque añadió que aún faltan más logros que conquistar. “Soy una mujer muy exigente, sigo pesimista, crítica, pero mi optimismo se ha incrementado un poco porque veo el cambio en lo que van logrando las mujeres, aunque siguen dificultades y problemas que no se han resuelto, como la violencia y la discriminación, que tal vez hayan adoptado formas más sutiles. Por eso entiendo la impaciencia de las jóvenes”, señaló.

En el 2010, Rosa Dominga decidió dejar su hogar en Caja de Agua en San Juan de Lurigancho y llevar una “vida retirada”. Optó por irse a Arequipa, donde vive entregada a la lectura, pero sin perder contacto virtual con sus amigas y compañeras de lucha en Lima, ciudad que visita dos veces al año.

 “Este momento significa para mí un tiempo de mayor reflexión y contemplación, de seguir pensándome desde mi ser mujer, pero reconozco que vivimos en una etapa muy especial”, concluyó.

 

Poesía Reunida: El camino de una pionera de la literatura feminista peruana

El libro Poesía Reunida  de la poetisa peruana Rosina Valcárcel fue presentado en el Auditorio Taulichusco del Museo Metropolitano de Lima, en el marco del XIII Encuentro de Feministas de Latinoamérica y del Caribe.

Poesía reunida agrupa poemarios publicados por Valcárcel entre 1996 y 2013; en los que especialmente se advierte, “la calidad lírica y literaria de la confección de los poemas de Rosina”.  en palabras de  Maritza Villavicencio, historiadora feminista peruana y moderadora del acto.

Asimismo, calificó a esta obra como “la matriz germinante de la poesía femenina del siglo XX”y sostuvo que la mencionada autora imprime la sensibilidad femenina a las diversas temáticas que aborda: política, social, las relaciones amorosas. “Ella fue una pionera al tratar temas que antes eran tabú en la poesía femenina” , finalizó.

Noche de magia y alegría en el Circuito de Aguas

Las participantes en el XIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC) pasaron gratos momentos en el Circuito Mágico de las Aguas, espacio al que accedieron la noche del lunes 24 por invitación de la alcaldesa de Lima Susana Villarán, como muestra de hospitalidad hacia las visitantes y de la voluntad política por la igualdad de género que anima a su gestión.

El encuentro, amenizado con un espectáculo artístico, se inició con las  palabra de la alcaldesa, quien resaltó el rol de las mujeres en la sociedad, así como la necesidad de enfrentar las situaciones de  violencia y exclusión que las afectan.

Seguidamente se desarrollaron algunos números artísticos, protagonizados por las integrantes del grupo de hip hop "My pussy crew", danzas de caporales del grupo Tusuy Hatun y una demostración de tai chi  por el grupo "Lima se mueve", impulsado por la municipalidad.

Finalmente vino el fin de fiesta, amenizado por la orquesta “Sabor Sereno”, integrada por mujeres y hombres del serenazgo edil.

Uruguay será la sede del XIV EFLAC

En su plenaria final el XIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe acordó establecer la sede de su nuevo encuentro en Uruguay.

La nominación de la nueva sede se dio tras un intenso debate. Frente a la postulación de Uruguay se propuso la de Bolivia. 

Inicialmente se dio también la propuesta de Cuba, pero las feministas de ese país desistieron por considerar que no contaban con las condiciones necesarias para recibir a por lo menos mil quinientas mujeres, que fue el número de participantes en esta oportunidad-

Antes de llegarse a la decisión final sobre la designación del lugar donde se celebrará el nuevo encuentro, las candidatas argumentaron la pertinencia de su postulación.

La feminista comunitaria boliviana Julieta Paredes destacó como uno de los aportes del sector que representa, la producción de propuestas para “descolonizar el feminismo latinoamericano y del Caribe”. En tal sentido, expresó que se requiere lograr que el movimiento feminista de la región nutra los procesos de cambio, tarea en la que, según indicó, Bolivia ha cumplido un rol importante.

Frente a esta propuesta, otro sector del feminismo boliviano cuestionó la pertinencia de la candidatura presentada, en tanto no se había dado un proceso previo de consulta y discusión entre todas las organizaciones feministas de ese país.

Por su parte, las feministas uruguayas argumentaron que sus movimientos han impulsado en su país avances importantes en materia de derechos sexuales y reproductivos, como fue el caso del acceso al aborto y al matrimonio igualitario. Comentaron también que este año realizaron el I Encuentro Feminista de Uruguay y que esa experiencia, a la que calificaron de exitosa, ansiaban replicarla a un nivel macro.

En el proceso de votación resultó ganadora por mayoría la postulación de Uruguay. Frente a ello, el sector de la delegación boliviana que se propuso como sede, anunció que  organizarán en Bolivia el I Encuentro Feminista de los Pueblos.

Nuevos retos y desafíos para los feminismos de ALC

Luego de tres días de intensos debates culminó el 13 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC) con nuevos y retos y desafíos orientados a seguir construyendo un mundo sin opresiones para las mujeres y todas las personas, a partir del reconocimiento de las múltiples expresiones e identidades feministas que enriquecen sus apuestas y luchas.

La cita feminista también mantuvo aspectos clave de su agenda como la despenalización del aborto y la erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres en su amplia diversidad.

El cónclave reunió a 1,500 feministas de los países de ALC entre el 22 y 25 de este mes en las instalaciones del Parque de la Exposición de Lima donde se instalaron los espacios para el desarrollo de sus plenarias, casi un centenar de actividades autogestionadas y otras abiertas a todo público que tuvieron lugar en el Centro Cultural de España y el Auditorio Taulichusco.

La lectura de la declaración final estuvo a cargo de la feminista peruana Gina Vargas Valente, quien inició expresando la riqueza de los tres días en el EFLAC donde se reconocieron, aprendieron y disputaron miradas, posicionamientos e interpretaciones que han aportado a la construcción de conocimientos colectivos.

Sin embargo, indicó que quedan pendientes nuevas interrogantes y enredos ante los cuales no existe una sola respuesta, lo que evidencia la riqueza de los feminismos de América Latina y la vigencia de los EFLAC como espacio para seguir encontrándose y debatiendo.

Respecto del horizonte de interculturalidad e interseccionalidad que orientó la reflexión del primer día de plenaria, la declaración destacó la diversidad feminista politizada que reconoce las distintas ubicaciones sociales, económicas, culturales, sexuales, geopolíticas y de estrategias, así como las diferencias y desbalances de poder al interior de los feminismos.

Al respecto, el documento precisa que se esfuerza por cuestionar dicha situación y mencionó la exigencia de presencia y palabra que hicieron sentir las feministas negras durante el EFLAC.

Sobre el horizonte referido a la sostenibilidad de la vida, la declaración señaló que la relación entre capitalismo, heteropatriarcado y colonialidad ha resuelto el sustento de la vida con la explotación del trabajo de las mujeres a favor de la acumulación de los mercados. Y alertó sobre el hecho que el avance del capitalismo extractivo y depredador amenaza la sostenibilidad de la vida, lo que pone en cuestión los actuales modos de consumo y producción.

En torno a Cuerpo y Territorio, abordado en la tercera plenaria del EFLAC, la declaración presentó contenido más amplio. Valoró la variedad de territorios y cuerpos desde donde se construye el discurso y la práctica feminista y reafirmó que ambos son parte central de las luchas feministas.

En ese sentido destacó la reflexión dada desde diferentes posicionamientos y cosmovisiones por la multiplicidad de actoras feministas como las jóvenes, las de sabiduría acumulada, urbanas, rurales, indígenas, negras, lesbianas, mestizas, heterosexuales críticas, con discapacidad, transexuales, trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar, migrantes

Ante la imposibilidad de que un EFLAC pueda desenredar por sí solo los nuevos desafíos, remarca la necesidad de que sean visibilizados y reconocidos para ser pensados colectivamente en sucesivos encuentros.

Asumiendo el reto permanente de pluralizar los feminismos, el documento plantea encontrar la forma de poner en diálogo –no de acuerdo- el reconocimiento e intercambio de los diferentes posicionamientos, donde la disidencia nutra las reflexiones pues cuando las disputas son reconocidas y trabajadas, el movimiento crece y amplía su horizonte de posibilidades.

La declaración final también abordó uno de los nudos críticos en este EFLAC referido a la identidad de género disidente y a  la exigencia de incorporar a personas trans masculinos en los EFLAC en tanto sujetos  fuera de la mirada dicotómica hombre-mujer.

Sobre este punto, que se vio posteriormente a la lectura de la Declaración Final, la plenaria acordó trabajar un mecanismo que haga posible el desarrollo de un proceso de reflexión cuyas conclusiones se lleven al siguiente EFLAC.

Además de lo señalado, el cónclave feminista reconoció otros nudos y retos ante los cuales declaró su compromiso de trabajar por la erradicación de la criminalización de sus decisiones, cuerpos y sexualidad, y por la despenalización del aborto y la libertad de las mujeres presas por realizar esta práctica como ocurre con las 17 en El Salvador.

Hizo suya la demanda por la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa (Mèxico) y expresó su consternación por la impunidad ante la violación de los derechos humanos en el país. También se solidarizó con las mexicanas que denuncian la desaparición forzada y el feminicidio y con todas las que en la región de ALC sufren persecución por ele ejercicio de esta lucha.

Se comprometió a continuar las luchas contra el racismo y colonización de los cuerpos de las mujeres y de sus territorios, y a sostener su demanda de justicia para las mujeres indígenas y el término de las persecuciones, encarcelamiento y asesinatos que vienen sufriendo.

Asumió como suya la causa de la campaña Agua sí Oro no de las mujeres de Cajamarca-Perù y exigió la libertad de la campesina Máxima Acuña, acosada judicialmente por defender su territorio, y de Dina Mendoza, criminalizada por defenderla.

Sobre el conflicto armado interno de más de 60 años en Colombia, denunció la utilización del cuerpo femenino como territorio de guerra y demandó que las feministas tengan presencia protagónica en el proceso de dialogo y construcción de paz en dicho país.

Se solidarizó con la lucha de las trabajadoras sexuales por el reconocimiento de todos sus derechos e indicó que el asunto de la diferencia entre trata y trabajo sexual merece más debate y profundización al interior de los feminismos.

También reconoció que es la sociedad patriarcal la que discapacita los cuerpos de las mujeres, lo que constituye otra forma de discriminación invisible que las feministas se comprometieron a deconstruir, combatir y erradicar.

SE DEBATIRÁ INCORPORACIÓN DE TODAS LAS CORPORALIDADES EN EL PRÓXIMO EFLAC

La plenaria final de XIIl Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe decidió la conformación de una comisión que debata y tome acuerdos para la inclusión de todas las expresiones y corporalidades feministas en los próximos encuentros.

La decisión se tomó frente a la demanda de representantes de diferentes organizaciones de la diversidad, quienes generaron un álgido debate, al exigir que en el presente encuentro se tome el acuerdo de admitir como participantes a personas trans masculinas.

Al respecto, diferentes voceras feministas se mostraron contrarias a esta decisión, manifestando que en el anterior encuentro realizado en Brasil el 2005 se tomó el acuerdo de la inclusión de personas trans, con la precisión de que tengan identidad femenina.

Por lo tanto, se consideró que el pedido de abrir el espacio a personas trans masculinas era una propuesta diferente a la acordada y por lo tanto ameritaba una previa discusión, que será dada en el proceso de preparación del XIV EFLAC que se desarrollará en Uruguay.

Plenarias del EFLAC: procesos de debate y enriquecimiento en la diversidad

Las discusiones realizadas por las diferentes participantes del XIII EFLAC en las plenarias sobre los temas eje relacionados con interculturalidad e interseccionalidad, sostenibilidad de la vida y cuerpo y territorio, enriquecieron con diferentes aportes los planteamientos contenidos en el Manifiesto Por la Liberación de nuestros Cuerpos, que fue el hilo conductor de la realización del encuentro.

El primer día de debates en la plenaria permitió reconocer  la diversidad de las mujeres en relación con sus identidades, sexualidades, propuestas políticas y formas de vivir sus feminismos. En ese contexto se identificaron también algunas tensiones y emergieron algunos sujetos políticos que demandaron reconocimiento en su feminismo, como fue el caso de los trans masculinos y hombres feministas no patriarcales.

Asimismo se cuestionó la categoría género-mujer por considerarse binarista y funcional al capitalismo y a los estados patriarcales. En contraposición hubo posiciones que consideraron que el género aporta al análisis  de las subordinaciones, pero no es suficiente si se emplea sin hacer una intersección con clase, raza orientación sexual y las múltiples identidades, y sin situarlo en el contexto histórico.

Otros aspectos discutidos el primer día se refirieron a renovar liderazgos, romper el adultocentrismo, los llamados “privilegios de los años”, los “feministómetros”, esencialismos y la desvalorización de las identidades políticas.

En la segunda jornada, dedicada a la sostenibilidad de la vida, se cuestionó el sistema patriarcal basado en la acumulación  capitalista que coloca el lucro por encima de los derechos de las mujeres y amenaza a la humanidad en general. Frente a ello se levantó la necesidad de promover otras formas de relaciones humanas basadas en la justicia, la igualdad y el buen vivir.

Otro tema emergente en el segundo día de debate fue el del trabajo precario y el cuidado de la  vida descargado sobre los hombros de las mujeres por una arbitraria división del trabajo que es la base que sostiene a la sociedad patriarcal.

En este contexto se  consideró prioritario fortalecer una articulación horizontal que articule todas las agendas y luchas sin que ninguna sea más importante que otra, sino todas sean parte de un solo proyecto político feminista transformador. Lograrlo implica un reto que  lleva a renovar lógicas y procedimientos, compartir el poder sin pretender protagonismos exclusivos. “Todas cabemos, todas construiremos el feminismo que queremos”, manifestaron.

Finalmente, la tercera jornada de debate se centró en el eje cuerpo y territorio, que revisó el tema del trabajo, analizado desde su lógica mercantilista, que ejerce explotación  en diferentes grados contra todas las mujeres. En este contexto se resaltó la presencia de las trabajadoras sexuales en este XIII Encuentro, que abre puertas a nuevas perspectivas de  debate sobre este tema.

Asimismo se llamó la atención sobre la ausencia de la presencia de las mujeres afrodescendientes en la organización y toma de decisiones de los encuentros feministas, hecho que obliga a revisar procedimientos y prácticas.

También se resaltó la necesidad de reivindicar al proyecto lésbico feminista  como parte de la construcción del proyecto político feminista  y se reconoció que su cuestionamiento a la heteronormatividad patriarcal recoge una lucha que incluye a todas las mujeres.

Cuerpo y territorio desde la diversidad de vivencias y agendas de las mujeres

En su tercer día de debates, el XIII Encuentro Feminista analizó desde diferentes perspectivas el eje Cuerpo y Territorio, parte del Manifiesto Político del evento, que  concluye hoy  con la emisión de una declaración que recogerá los aportes de las diferentes plenarias y espacios de discusión y con la participación en la marcha por el Día de la no violencia contra la mujer. Asimismo, en las diferentes salas y auditorios se realizaron actividades  culturales que también abordaron esta temática.

El panel sobre el tema eje analizado contó con la participación de Elena Reynaga, trabajadora sexual argentina, Betania Avila, activista brasileña, Natasha Jiménez,  costarricense y representante de la organización Intersex, María Ysabel Cedano, peruana del movimiento lésbico feminista, Adriana Guzmán, feminista comunitaria boliviana, Magaly Pineda, feminista dominicana y Dirce Navarrete, en representación de las jóvenes mexicanas.  

El desarrollo de esta jornada estuvo marcado por momentos intensos, como el reclamo protagonizado por las afrodescendientes participantes en el encuentro, quienes tomaron el escenario y luego de declamar el poema “Me gritaron negra” de Victoria Santa Cruz como afirmación de su identidad étnica, leyeron una declaración en la que evidenciaron su invisibilidad como colectivo en el Manifiesto “Por la liberación de los pueblos”, y en los procesos de organización del Encuentro.

Del mismo modo, las trabajadoras sexuales argentinas demandaron su visibilidad e incorporación de sus demandas y luchas en la agenda feminista.

Asimismo, se desarrollaron actividades autogestionadas en el Auditorio Taulichusco del Museo Metropolitano de Lima, con la pieza de teatro “Ser como el aire quisiera” y la presentación del libro “Poesía reunida” de la poeta peruana Rosina Valcárcel.

Por la tarde, continuaron en esta sede, así como en las salas y auditorios de la Explanada del Parque de la Exposición,  las presentaciones de experiencias de los diversos colectivos que toman parte del encuentro en Lima.

Un taller novedoso y reivindicativo para el rol de las mujeres en la independencia del Perú, ante la proximidad del Bicentenario se realizó en el Centro Cultural Español,  donde se revisó las figuras de heroínas María Parado de Bellido, Rosa Campusano  y Manuela Sáenz, así como de todas las mujeres que lucharon junto a los hombres en la construcción de los procesos independentistas de sus países, pero que han sido injustamente invisibilizadas.

Otros temas analizados fueron los avances y desafíos en ámbitos como la  justicia de género y participación política de las mujeres en América Latina. En esa perspectiva tuvieron lugar conversatorios específicos sobre la despenalización del aborto, demanda común para las feministas de numerosos países latinoamericanos y  la lucha por justicia y reparación de las víctimas de esterilizaciones forzadas en el Perú.

De igual manera, se evidenció la diversidad de los espacios en los que actúan las mujeres para lograr la afirmación de su identidad y derechos a través del desarrollo de talleres sobre psicología feminista, brujería y chamanismo, economía del cuidado, entre otros.

En el Centro Cultural de España prosiguió por la tarde el programa cultural, con la proyección de los documentales  argentinos “La Tarea”, “Como sos tan lindo” “Johannesburgo”, además de la pieza norteamericano- nicaragüense  “Justicia para mi hermana” y la realización de  foros sobre feminismos y política, la relación cuerpo y territorio y la precariedad y redistribución injusta del trabajo doméstico y de cuidado.

Atendiendo a la invitación que  la alcaldesa Susana Villarán hizo a las mujeres feministas en la inauguración del XIII EFLAC, las participantes de los 25 países visitaron el Circuito Mágico de las Aguas, donde disfrutaron de una grata noche, amenizada con un espectáculo artístico.

Mujeres afrodescendientes presentes en el XIII EFLAC

En el marco del XIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, las mujeres afrodescendientes de países como Colombia, Chile, Costa Rica, Perú y Canadá, buscan debatir y compartir sus ideas sobre los problemas de discriminación que enfrentan a causa de su procedencia étnica.

Pobreza, violencia y exclusión  son problemas que aquejan a las mujeres afro descendientes especialmente en países en conflicto interno, como es el caso de Colombia, donde son ellas quienes representan el porcentaje más alto de víctimas de violencia sexual.

Para Eshe Lewis, antropóloga canadiense, quien radica desde hace cinco años en el Perú, los principales problema que afectan a las mujeres afrodescendientes son la invisibilidad y  falta de integración en la sociedad. Consideró además que es muy importante que sus voces  e historias puedan ser escuchadas por la sociedad.

El reto de feminizar la política

Los avances en cuanto a la participación política de las mujeres enarbolando sus agendas específicas fueron analizados en el foro Feminismos en la Política, realizado en el Centro Cultural España, en el marco del XIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC).

Lizbeth Guillen, Sissela Nording, Verónica Ferrari, Aida García Naranjo, Sigrid Bazán, María Lourdes Zavala, María Ysabel Cedano y Diana Miloslavich motivaron el debate sobre la participación política de los feminismos en el escenario Latinoamericano.

En este foro se destacaron los avances logrados en países como Bolivia y Brasil, como escenario favorable para superar el límite de la cuota de género y lograr la paridad,  a pesar de las dificultades que representan los partidos políticos y las condiciones de desigualdad que rodean a las mujeres, que se traducen en falta de tiempo y recursos.

Jóvenes mexicanas reflexionan sobre el cuerpo y sistemas de opresión

Las distintas perspectivas sobre las corporaleidades femeninas y su relación con los sistemas de opresión puso en debate la feminista mexicana Dirce Navarrete, quien expuso en el panel titulado “Cuerpo y territorio”, del XIII Encuentro Feminisdta Latinoamericano y del Caribe (EFLAC).

Navarrete reflexionó en torno al movimiento solidario que se ha originado a nivel global por la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayptzinapa, en México. Sin dejar de lamentar lo sucedido, también se refirió a la situación cotidiana de violencia que afrontan miles de mujeres mexicanas, sin suscitar el interés internacional.

“Porque nos faltan 43 y muchas más”, manifestó, luego de recordar que en México mueren diariamente siete mujeres víctimas de feminicidios.

Al respecto, Nayeli Yoval, integrante de la Red de Jóvenes por los derechos sexuales y reproductivos, ELIGE, manifestó que el tema de Ayotzinapa es la punta del iceberg, es lo que aparece visible por el cinismo con el que ha actuado el Estado mexicano, pero aclaró que esa situación ha ocurrido de manera reiterada en México.

Si bien recalcó la urgencia de que aparezcan los 43 estudiantes con vida, también consideró oportuno que, a partir de ese tema, se ponga atención a los casos de feminicidios y desapariciones de mujeres.

“Más que verlo como cosas separadas, queremos consolidar este movimiento social para que hagamos lo necesario para que las personas desaparecidas aparezcan y, sobre todo, que se  detengan los feminicidios”, indicó.

Yoval reconoció que Latinoamérica vive procesos democráticos muy complicados, “en donde el Estado de derecho está siendo vulnerado”.  Resaltó, asimismo, la importancia de identificar las problemáticas que estamos viviendo. “El feminicidio, las desapariciones forzadas, la falta de democracia, la corrupción, son problemas estructurales que tenemos que abordar de manera integral como sociedad y en ese  sentido debemos fortalecer las alianzas con los movimientos sociales”, finalizó.

Feministas afrodescendientes demandan mayor presencia en el EFLAC

Luego de recitar “Me gritaron negra”, composición emblemática de la artista peruana Victoria Santa Cruz, la agrupación de feministas afrodescendientes presentes en el XIII Encuentro Feminista de América Latina y El Caribe (EFLAC) leyó un manifiesto en el que demanda mayor participación e inclusión al interior de los espacios de debate feminista.

“Cuestionamos nuestra invisibilidad en la agenda formal y oficial de este encuentro, cuya praxis no es coherente con el Manifiesto Político del mismo”, resaltaron. Resaltaron, además, su participación y contribución “en la construcción y el desarrollo de América Latina y el Caribe” y exigieron que en la próxima sede del EFLAC, así como en los posteriores encuentros feministas, se garantice la participación de las Mujeres del Movimiento Afrodescendiente en el equipo impulsor y organizador, “y no me manera improvisada o de relleno, sino agendada, planificada, monitoreada y anticipada”.

La lectura del poema fue espontánea y aclamada por las presentes, quienes escuchaban atentas el sensible texto escrito por la fallecida compositora afroperuana. Al respecto, la feminista brasilera Daniele Almeida,  señala que si bien  “cuando Victoria Santa Cruz escribió el poema no lo hizo para el feminismo negro”, sí “reivindica y habla de un problema de racismo y de la construcción de una identidad de mujer negra peruana”.

Para Almeida, el mencionado poema marca una posición del proceso de identidad. de una mujer negra sufriendo racismo y refleja cómo  logra transformar el rechazo de la sociedad por su condición de color, en un arma de lucha..

“Estamos buscando el fortalecimiento de la identidad afro de la mujer negra y la visibilización de esa mujer en la sociedad”, finalizó.

Reflexión, debate, vivencias, arte y kontra cultura en el segundo día del XIII EFLAC

En el segundo día del Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe las participantes continuaron con el diálogo  y la reflexión sobre el tema “Sostenibilidad de la vida”, uno de los ejes del Manifiesto Político  Por la liberación de nuestros cuerpos, hilo conductor de los debates de este evento, que congrega a mil quinientas mujeres de todos los países de la región.

Al mismo tiempo se realizaron actividades autogestionadas que congregaron a muchas de las participantes alrededor de una amplia gama de experiencias compartidas por diversos colectivos feministas, y se presentaron numerosas expresiones culturales y artísticas.

La reafirmación de la sostenibilidad de la vida como centro en la construcción de  un nuevo sistema que sea más justo para las mujeres y la necesidad de fortalecer las relaciones de interdependencia y de articulación entre los feminismos de la región para enfrentar al sistema patriarcal y depredador, así como al colonialismo y el neoliberalismo, fueron  los puntos de encuentro de las expositoras en la plenaria desarrollada durante la mañana del segundo día del EFLAC.

En este panel, fue notoria la presencia del feminismo popular, con las experiencias de representantes del Perú, las campesinas de Bolivia, y las mujeres indígenas de México y Ecuador, hecho resaltado por la moderadora Patricia Amat, quien destacó la integración de las agendas del feminismo con las demandas de sus organizaciones en relación con la seguridad alimentaria, el trabajo y el respeto a nuestros recursos como el agua, la tierra y la semilla.

Por la tarde, en los auditorios y salas de la explanada del Parque de la Exposición y del Auditorio Taulichusco del Museo de Arte Metropolitano de Lima, se desarrollaron  actividades autogestionadas con experiencias desde Brasil, Perú, Bolivia, Argentina, Costa Rica, Paraguay y Colombia, a través de colectivos de mujeres con discapacidad,   lesbianas, trabajadoras sexuales, entre otras.

En forma paralela, el Centro Cultural de España fue la sede de las proyecciones del documental nicaragüense “En la casa, la cama y la calle” y del vídeo “Mujeres de tierra: sembrando resistencia de Colombia, así como de la realización del foro internacional sobre trabajadoras del hogar y de  la puesta en escena de la performance artística “Todas las que somos”.

Al caer la noche sobre el Parque de la Exposición, en el Auditorio Principal tuvo lugar el acto cultural y contra cultural con las presentaciones de la bailarina Ana Elena Brito, la actriz Pilar Nùñez, con estampas afro del Perú y Cuba y finalmente, las esperadas Reinas Chulas de México provocaron risas y mucha reflexión con su teatro cabaret.

REBELDÍAS Y DISIDENCIAS DE LAS CATÓLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR

Con la participación de activistas argentinas y peruanas, se presentó el libro “Conservadurismos, religión y política” del movimiento Católicas por el Derecho a Decidir (CDD). El acto se realizó en el auditorio Taulichusco, en el marco del 13° Encuentro Feminista Latinoamericano y el Caribe (EFLAC).

“Nosotros somos disidentes de lo que plantea la Iglesia Católica, que tiene mucho poder para construir e imponer cuál es el discurso religioso sobre la sexualidad”,  señaló la argentina Lola Guerra, una de las autoras de este texto.

Este libro es el séptimo volumen de una colección de ocho tomos llamada Religiones, género y sexualidad, publicaciones bajo la coordinación de Juan Marco Vaggione.

Conservadurismo, religión y política fue concebido con la idea de desbaratar y descubrir cuáles son las estrategias que se dan en los sectores conservadores y religiosos, para contraponerse o restringir el avance de los derechos sexuales y reproductivos que el movimiento feminista latinoamericano y en general ha logrado avanzar en todo el mundo”, indicó la autora.

Este libro busca dejar en claro cuáles son las nuevas estrategias delos sectores conservadores para legitimar su discurso y poner zancadillas a los derechos ganados por las feministas. Asimismo, pretende destacar que las mujeres católicas tienen la opción de interpretar su credo y principios sin dejar de lado el sentido crítico ante los tabúes que la iglesia católica siembra en torno a la moral sexual, las sexualidades y la salud sexual y reproductiva de las personas.

Guerra recordó que en su país se han logrado varias conquistas legislativas, sin embargo son pocas las que logran ser puestas en práctica.  Algunos de estos logros, como el matrimonio igualitario, se han conseguido gracias a actores provenientes de sectores religiosos, que sin embargo comprenden y respaldan las luchas de las mujeres.

 “Nosotras tenemos muchos aliados en Argentina y en diferentes lugares de América. Mi país particularmente viene de una cultura  cercana a la Teología de la Liberación y de la opción por los pobres  dentro de la Iglesia Católica, con mucha militancia, con mucho activismo. El tema es que nosotros pasamos por una dictadura militar muy larga, la cual diezmó muchísimo a compañeros y compañeras que discutían desde adentro de la Iglesia una opción más liberadora, más progresista”, precisó.

13 EFLAC

создать сайт